10 octubre, 2021

Gestión con pragmatismo, diálogo y búsqueda de acuerdos sin prejuicios

La peripecia del canario Yamandú Orsi: del zapateo y el almacén, al profe de Historia e intendente

Hace ya tres períodos de gobierno que Yamandú Orsi, un profesor de Historia egresado del Instituto de Profesores Artigas (IPA), está al frente de la Intendencia de Canelones (IC). Una década como secretario general de la administración frenteamplista de Marcos Carámbula (2005-2015) y un lustro como intendente. A fines de setiembre de este año va por la reelección y según pronostican encuestas y auguran políticos de
todo pelo ganará los comicios y tendrá un nuevo período de gobierno al frente del segundo departamento más poblado del país.
Pero el vínculo de Orsi con la Intendencia no empezó en 2005 y mucho menos desde un cargo de gobierno. Sus primeros pasos allí datan de 1982 cuando ingresó al cuerpo de baile oficial de la Intendencia de Canelones. Y duró 11 años.

“Me gustaba el folclore,
¡muchacha! Era bueno, ¿eh?
‘Tas loco… es horrible decirlo,
queda espantoso.
Pero yo me reconozco que bailaba bien” admitió sin dudar durante una entrevista que concedió a la periodista Carolina Delisa de El Observador y que se publicó el 8 de febrero en ese periódico.
La hegemonía sonora de la guitarra folklórica, salpicada por el ritmo de un bombo, consumía buena parte de su gusto musical en ese entonces. La primera ventana al mundo, no olvida de decir siempre, se lo debe a ese zapateo: conoció y actuó en Argentina y Brasil con su grupo de la Intendencia.
Buena parte de sus compañeros de Secundaria, allí donde también se lucía en Matemática, Física y Química pero temía a Dibujo, optaban por el rock and roll. Pero en ese tiempo el hijo de “El Bebe” y “La Beba”, sus padres que atendían el almacén de la familia en la capital canaria, pasó del folklore al canto popular nacional. Daniel Viglietti, Alfredo Zitarrosa, Los Zucará y Los Olimareños estaban entre sus preferidos.
Su abanico de gustos musicales luce mucho más amplio.

Orsi aún mantiene intacta en su retina la imagen de aquel simulado
“Desembarco de los Treinta y Tres Orientales” en la Isla de Flores cuando en tiempos de bombacha, fajas y pañuelo anudado al pecho el alumnado del Liceo Tomás Berreta buscó recrear la Historia.
Precisamente esa disciplina fue lo que transformó en vocación recorriendo
de lunes a viernes los 48 quilómetros que distancian o acercan la capital de Canelones con la capital del país.
El recuerdo de “tomar la Cita” viajando junto con el senador
colorado Carlos Cigliutti (Chilin) se torna una evocación que no disimula y que le genera un medido orgullo. “Esto te habla del Uruguay”, dice.
Votantes de los partidos fundacionales del país hasta la irrupción de Yamandú Orsi en la escena política pública, allá por el 2005 cuando Marcos Carámbula lo designó como secretario general, sus padres eran, como buena parte de sus vecinos canarios, personas alejadas del ajetreo político. Los diarios, esos que servían para secar pisos y envolver huevos, fueron el primer acercamiento que tuvo el pibe Yamandú con “las noticias”. Claro, paso de leer de otros a ver que su apellido ocupaba algún titular. Los
sábados a la tarde eran día seguro de ponerse al frente del negocio de los viejos. Atrás habían quedado los primeros cinco años de vida en “La Paloma”, un paraje ubicado a 15 minutos de la plaza 18 de julio de la capital del departamento.
De “Beba” vino la influencia para que tomara la comunión. Fue monaguillo y ahora elige ser agnóstico. Pero la matriz religiosa marcó su vida de manera categórica. Claro, cuando las opciones o las decisiones no pasaban por él, sus padres lo anotaron con tres nombres. El último de ellos, -Antonio- homenajea al santo del día que nació en una casa de la capital y con la ayuda de una partera, el 13 de junio de 1967. Ramón es
el segundo de sus nombres.
Su vocación por la docencia en Historia lo llevó a conocer pueblos y ciudades de Canelones, Florida y Maldonado. Algunos de sus colaboradores en la Intendencia de Canelones lo tuvieron de profe y lo recuerdan “como un tipo que te hacía pensar”.
Dicen que era de trato “llano y directo” y que más de una vez le gustaba romper la fila de bancos y trabajar en ronda. En su periplo por Maldonado conoció al intendente Enrique Antía del Partido Nacional. Lo hizo por ser colega de Lilian Bernárdez, docente de Idioma Español, y quién más de una vez lo alcanzó en su camioneta. Con Antía como con todos los colegas con los que compartió tiempo, debates y trabajados acuerdos en el Congreso de Intendentes tiene diálogo fluido. Y ante quién se le cruce reivindica el funcionamiento y los códigos de relacionamiento de un ámbito donde,
urnas mediante, siempre el Partido Nacional ostenta la mayoría de las 19 intendencias.

De Marcos Carámbula, su jefe durante una década al frente de la comuna, siempre reivindica aprendizajes. Quizás uno de los que lo marcó a fuego fue el consejo reiterado del médico neumólogo para que con su esposa Laura no cejaran en el esfuerzo por ser padres.
Carámbula siempre decía “no aflojen, de alguna manera va a ser” y fue así recuerda Yamandú con Claudia García en canal 4. Elcamino fue el de la fertilización asistida.
“Quienes asumimos ese camino tenemos nueve meses exacto de desafío porque te enterás del día que prendió. Normalmente una persona se entera al mes o dos meses, y nosotros el día que prendió. Y Carámbula con la calidad del médico que insistía pero de verdad fue una linda decisión. Las cosas son por algo, te agarran en el momento que te agarran y es el mejor momento. Por algo me tocó ahora”, afirma Orsi.
Victorio y Lucía son cotidiana recompensa de aquella decisión. Cursan segundo de primaria en una escuela de Salinas.
El diálogo frecuente sobre esta decisión de vida lo encontró en un espacio común –en consulta a la misma profesional- con el hoy presidente Luis Lacalle Pou, padre de mellizos también nacidos por fecundación in vitro. Orsi integró la mesa electoral de Canelones donde Lacalle Pou sufragó por vez primera. En los últimos meses coincidieron en eventos y actos públicos y se saludaron con respeto. En varias apariciones públicas tras la irrupción de la pandemia del Covid 19 Orsi fue cauto y medido a la hora de evaluar la estrategia sanitaria adoptada por el gobierno nacional.
Evitó siempre calificaciones altisonantes y dejó siempre la puerta abierta al diálogo.
“Es lo que corresponde. Lacalle es el presidente de todos los uruguayos y yo como candidato único del Frente Amplio pretendo repetir mi gestión para atender las necesidades de las 540.000 personas que viven en Canelones”, afirma.

La puerta abierta al diálogo y el natural reconocimiento que la historia política de Canelones no empezó cuando en 2005 el Frente Amplio ganó la Intendencia lo lleva a Orsi, entre otras cosas, a destinar “el tiempo que sea necesario para lograr la mayor cantidad posible de apoyos en la Junta Departamental”, una sugerencia que, no olvida, y reitera siempre se la dio el ex presidente José Mujica, uno de sus referentes constantes. Por eso no resulta llamativo que votos de blancos y colorados hayan apoyado el Fideicomiso de Obras o el Presupuesto quinquenal vigente en Canelones.
Menos sorpresa aún causó en el sistema político nacional que haya promovido y apoyado un monumento a Wilson Ferreira Aldunate o la reconstrucción a nuevo del espacio que recuerda el magnicidio del colorado Julio Cesar Grauert.
La memoria, implacable obligación ética que asegura sentir Orsi, también tiene presencia física en hechos y actitudes. El recuerdo y el trabajo para esclarecer lo realmente ocurrido con el caso de “Los Fusilados de Soca” y la evocación de “Los Vagones” donde la dictadura encarceló y torturó a militantes políticos y sociales canarios son marcas de su gestión.
Acciones y decisiones pautan también un estilo que encuentra en Twitter un constante socio para difundir sus ideas. Allí, en un talante que el periodismo juzga como “diferente” Orsi se pronuncia de la misma forma que declara en las entrevistas: sin prejuicios y convencido que cada diferencia puntual no puede ser una declaración de guerra. “Gritar y descalificar es muy fácil. Te sacas las ganas y solo agudizaste un
problema, total que venga otro a resolverlo”, declaró semanas atrás en una radio local.
En tiempos de Covid 19, Orsi asume que buena parte del plan de ideas previsto para un eventual segundo gobierno suyo requiere cambios sustanciales. “El país y el departamento es otro a partir del 13 de marzo y por eso yo también cuestioné la oportunidad y buena parte del contenido de la Ley de Urgente Consideración” dice.
Está convencido que la reactivación económica y la “salida social” además de las tareas clásicas de las intendencias requerirán “más cabeza abierta, acuerdos y entendimientos que nunca”. En noviembre de 2017 en una entrevista con el semanario “Búsqueda” pareció adelantar alguna de estas ideas, aún con un gobierno nacional del Frente Amplio y sin pandemia a la vista.
Por aquel entonces decía que la coalición de izquierda no debía crea una nueva ingeniería electoral sino lograr puntos de encuentro para construir políticas de Estado sobre temas como los desafíos de la demografía, el cambio climático y las nuevas formas de organización del trabajo. “El Frente debería plantear temas que están en el horizonte y ver qué tipo de acuerdos se pueden hacer con una filosofía batllista o la visión demócrata que tenía el wilsonismo”, auguraba entonces. Sostuvo también que a
partir de ese no tan lejano 2020 “el futuro político” plantea “un escenario donde no va a haber mayoría parlamentaria y eso “te obliga a pensar en un esquema de gobernabilidad al que hay que ponerle un pienso”. Convencido de ese camino conformó la llamada “Mesa del Interior” con sus ex colegas en el Congreso de Intendentes Sergio Botana de Cerro Largo y Marne Osorio de Rivera. Botana es hoy senador del Partido Nacional y Marne Osorio es diputado del Partido Colorado.
Gremiales empresariales, “Un solo Uruguay”, la Oficina de Planeamiento y
Presupuesto (OPP) y el PIT-CNT han mantenido reuniones con el variopinto trío de ex intendentes que procuran aunar una plataforma de salida ante esta peculiar coyuntura.
“Mi estrategia es el vínculo”, dice en la nota que elaboró la periodista Delisa de El Observador asumiendo que el diálogo y más con quien no integra sus filas partidarias es la clave del funcionamiento de la democracia. Por eso, el colorado Pedro Bordaberry, Botana y su vecino de Salinas, electo diputado por el Partido de la Gente, Daniel Peña, no tienen inconveniente alguno en ponderar su rol político como constructor de puentes y no de bloqueos aun cuando las diferencias resulten inevitables. En su rol de gestor, en tanto intendente, cree también que en el fragor de una polémica “un silencio a tiempo logra mucha cosa”.
En el medio o al final la pregunta se torna inevitable ante cada periodista que lo convoca para ser entrevistado. Y fue Claudia García que a mediados de mayo le preguntó en el programa “Buen Día” de canal 4 si en cinco años estaría en campaña hacia la elección presidencial. “Si antes estaba lejos ahora está mucho más lejos” sentenció Yamandú Orsi.

Lo que sí tiene claro es que los errores son para aprender y no para repetirlos. “No es buena cosa que en mi partido sigamos en la estrategia de oposición cerrada” tituló La Diaria una entrevista que le realizó a mediados de marzo de 2020.

2 pensamientos sobre “Gestión con pragmatismo, diálogo y búsqueda de acuerdos sin prejuicios

  1. Yamandu gran compañero y persona, comprometido con su causa,le importa la gente,es único, divertido y gracioso. Supe compartir hermosos momentos en la danza. Un grande.

  2. Yamandú, terrible compañero, buen amigo, de esos amigos transparentes, he tenido el gusto de compartir esos años hermosos del inicio de nuestra juventud en el Ballet folklórico; éramos una gran familia que integraba nuestras familias, preciosos recuerdos con «el Bebé y la Beba» y también con Lujan su hermana. De esos gurises Yamandú bien parido de familia, derecho, así siguió su vida y me enorgullece que hoy no solo Canelones sino a nivel nacional se le reconozca como buen politico; lo es, porque es buena persona
    Sin ninguna duda aunque el lo dude; será el próximo presidente en 2025. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.